Según Thomas Kuhn, que fue un físico estadounidense que estableció una teoría acerca de la evolución no uniforme de la ciencia, todas las disciplinas cuentan con un conjunto de reglas, conocimientos y verdades establecidas, que conforman lo que él llamó un paradigma.

pique_45

El paradigma determina lo que se llama ciencia normal, que no es más que el día a día de una actividad aplicada. Llevado a ámbitos menos técnicos, vendría a ser algo así como lo que se hace por costumbre, porque todo el mundo lo hace, porque así está bien, “y deja de hacer preguntas incómodas”.

Según Kuhn, cuando en el seno de cualquier actividad aparece un hecho disruptivo o alguien que hace tambalear las estructuras prestablecidas, se genera una crisis que, dependiendo de su profundidad, produce cambios irreversibles en dicha ciencia, reformulando para siempre todo lo que se conocía hasta ese momento y, por consiguiente, generando una verdadera revolución.

Como es de esperar, el nuevo grupo de reglas, conocimientos y verdades, da lugar irremediablemente a un nuevo paradigma.

Piqué ha revolucionado nuestro tranquilo mundo de la comunicación deportiva, sacudiéndolo como si quisiera hacer caer los cocos de la palmera desde la base, utilizando un nuevo canal para relacionarse con sus seguidores: el Periscope.

Decir a estas alturas que esto está hecho de manera inocente, es aventurarse al escarnio público de ser llamado ‘naive’, por lo que vamos a presuponer, piensa mal y acertarás, que forma parte de una nueva estrategia del central culé para hacer salir a la prensa deportiva de su zona de confort.

¿Qué intención hay detrás de todo este ruido mediático alrededor del simple hecho de compartir una caminata desde el vestuario al parking del Camp Nou, haciendo una conexión en ‘streaming’? No lo sé, y hasta estoy tentado de decir que ni siquiera me interesa. De lo que no pienso pasar es de las medidas que todo el mundo piensa tomar para que esto no pase a mayores.

Al parecer, los máximos dirigentes de La Liga, la RFEF y hasta de la FIFA están preocupados con esta nueva regla que se ha inventado el bueno de Gerard. Temen que esta crisis se vuelva revolución científica, y que pueda contravenir los intereses de los patrocinadores, imagino, dando lugar a un nuevo paradigma.

Piqué no está solo en esta crisis. No es el único que sacude las palmeras. Hace un tiempo Iker Casillas dijo en un acto para sus patrocinadores que “si en diciembre esto sigue así, ya veremos qué hago”, en alusión a su suplencia con Mourinho, saltándose todo el protocolo no escrito que establecía que este tipo de declaraciones eran más de hacerse en el micrófono de José Ramón de la Morena.

Xabi Alonso hizo algo parecido al decir que no jugaría el Clásico en un acto para Emidio Tucci, cuando hasta ese momento había cierto secretismo alrededor de una lesión que sufría.

En otro orden, pero viniendo a cuento de lo mismo, tanto Casillas como Piqué están muy dados a contestar en Twitter, incluso a los que se meten con ellos, contradiciendo a todos los “filósofos expertos en redes sociales” que afirman que a los ‘trolls’ no hay que alimentarlos, sino ignorarlos.

No hay peor ciego que el que no quiere ver, y si las BENDITAS empresas e instituciones que apoyan y organizan nuestros eventos deportivos de cada día, año y década, quieren seguir sacando tajada de la repercusión que tiene el fútbol y sus deportistas, más les vale pensar en cómo van a hacer para aprovechar el nuevo canal mediante el cual se relacionan los protagonistas, más que intentar poner palos en las ruedas.

Como estudioso del marketing deportivo, en mi DAFO veo las nuevas tecnologías en el cuadro de oportunidades y no en el de las amenazas, y creo que Piqué y hasta Iker, están pateando ciertos tableros que estaban muy acomodados, y que sostenían muchas viejas costumbres. El viejo paradigma.

Galileo se peleó con toda la Inquisición y hoy en día nadie se atrevería a discutir que la Tierra es redonda o que gira alrededor del sol. En unos años, el debate acerca de si el Periscope sí o no será tan absurdo como eso.